INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:


Historia de Mundial 2010




Orígenes


Vuelta Olímpica de Uruguay en Paris 1924
Vuelta Olímpica de Uruguay en Paris 1924

El Mundial de Fútbol, oficialmente conocido como Copa Mundial de la FIFA es uno de los eventos deportivos y sociales más importantes de nuestros días, sino el más importante; y es que aunque muchos consideran que las Olimpiadas concitan tanto o más interés; lo que si es indiscutible es que no hay otro evento en el mundo que despierte tanta pasión, no sólo en los países que tienen el privilegio de participar en él; sino en el resto del aficionado al deporte en general.


Los orígenes más remotos del mundial se remontan a finales del siglo XIX cuando los primeros clubes y combinados nacionales comenzaron a jugar partidos amistosos internacionales. No obstante, fue recién en 1900 en las Olimpiadas de Paris (cuando el fútbol debutó como deporte de demostración), que comenzó a pensarse en la idea de que un torneo internacional de selecciones de fútbol podría ser una idea viable. Además el hecho de que la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) se creará en 1904, contribuyó a fortalecer esta idea; incluso se pensó seriamente en la posibilidad de realizar un torneo internacional en Suiza, pero esta iniciativa terminó por desvanecerse.


Así que se tuvo que esperar hasta 1908, en las Olimpiadas de Londres, cuando el fútbol se convirtió en deporte Olímpico, para ver un torneo oficial entre combinados nacionales. El Reino Unido fue el ganador de ese primer torneo, en el que sólo participaron países europeos. Para 1914 la FIFA decidió hacerse cargo de la organización del torneo de fútbol en las Olimpiadas y reconocerlo como un mundial de Fútbol Amateur; aunque cada vez, estaba más clara la idea de que este deporte merecía su propio torneo mundial. Pero entonces estalló la Primera Guerra Mundial y en ese marco no había lugar para eventos deportivos en Europa.


El Primer Mundial


Uruguay Campeón del Primer Mundial
Uruguay Campeón del Primer Mundial

Tras la Guerra, el fútbol volvería en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 y por primera vez un equipo no europeo (Egipto) sería parte del torneo, que se hizo todavía más internacional, en 1924, cuando equipos de Sudamérica se integraron a la competencia con gran éxito. Uruguay fue el abanderado de la presencia sudamericana en los torneos olímpicos, ganando la medalla de oro en los juegos de 1924 en Paris y 1928 en Amsterdam, en lo que sería la primera muestra del gran aporte que le daría a este deporte el talento sudamericano.


Con estos antecedentes, el Presidente de la FIFA Jules Rimet se embarcó decididamente en la empresa de darle al fútbol su primer torneo mundial y en las propias Olimpiadas de 1928, lanzó la idea a los representantes de las delegaciones que habían asistido a los Juegos Olímpicos. La iniciativa fue bien recibida por todos; pero el problema surgió a la hora de elegir la sede del torneo, varios países europeos querían ese honor; pero Rimet prefería que fuese Uruguay, el último campeón olímpico, el encargado de llevar esa empresa adelante, pues entre otras cosas, Rimet creía que la organización del mundial lejos de Europa, sería lo mejor para intentar calmar los todavía agitados ánimos de los países del viejo continente tras la todavía reciente Primera Guerra Mundial.


La idea de Rimet fue finalmente aprobada, pero la gran mayoría de países europeos decidió boicotear el primer mundial, que debió celebrarse con solo 13 equipos en lugar de los 16 en los que se había pensado inicialmente. Al final por Europa sólo participaron Francia, Bélgica, Yugoslavia y Rumania, pero esto a la luz de la historia no opacó para nada el torneo, que acabó siendo un éxito. El partido inaugural fue disputado por Francia y México con victoria 4-1 para los galos, Lucien Laurent fue quien tuvo el honor de marcar el primer gol de la historia de los mundiales. El resto de los partidos transcurrió sin mayores sorpresas y al final sin muchos contratiempos, fueron Argentina y Uruguay los equipos que llegaron a la final del torneo. En la que los uruguayos vencieron 4-2 a los argentinos ante los 80000 espectadores que colmaron el estadio Centenario de Montevideo, dándole un marco espectacular al primer mundial de la historia.


El Bicampeonato de Italia


Italia Biampeón 1938
Italia Bicampeón 1938

Tras el éxito del primer torneo, se decidió cumplir con el acuerdo de alternar las sedes de los mundiales entre América y Europa y por eso la segunda Copa del Mundo se celebró en Italia en 1934, en pleno gobierno de Benito Mussolini, por lo que la intervención política en lo deportivo, lamentablemente estuvo a la orden del día. Además como respuesta al boicot de los europeos en 1930, la gran mayoría de equipos americanos incluyendo al campeón Uruguay, decidieron no asistir a la justa en Italia, lo que le quitó algo de brillo al mundial.


Por otro lado Mussolini estaba decidido a ganar como sea el campeonato y por eso no dudo en nacionalizar a varios jugadores argentinos y brasileños, entre ellos Luis Monti, Raimundo Orsi Demaría y Anfhiloquio Marques Filo, a algunos se dice que los convenció ofreciéndoles dinero, pero también se cuenta que a varios los amenazó de muerte. Entre partidos bien ganados y otros que dejaron serias dudas sobre el arbitraje, el equipo italiano llegó hasta la final, instancia en la que enfrentó a Checoslovaquia. En este partido los errores arbítrales tampoco estuvieron ausentes y tras un empate 1-1 en el tiempo reglamentario, un gol de Angelo Schiavio le dio a Italia su primer título del Mundo, en un partido, que según relataron después jugadores del equipo italiano fue literalmente de vida o muerte, a raíz de las amenazas de Mussolini.


Para el mundial siguiente que se realizó en Francia en 1938, el ambiente de Guerra en el mundo estaba por doquier, fruto de esto selecciones como España, Japón, China y Austria no pudieron participar en el campeonato. Además el hecho de que se violara el pacto de alternar la organización del mundial entre América y Europa, molestó mucho a los países americanos que decidieron boicotear nuevamente el mundial. Por América sólo Brasil y Cuba fueron parte de la justa.


Otro síntoma de la inminente guerra fue el repudio del aficionado cuando el equipo alemán se presentó en el campo, haciendo el clásico saludo nazi. En el ámbito futbolístico, quizás lo más destacable fue lo de Leonidas, el atacante brasileño que maravilló a Europa con su extraordinaria habilidad para jugar al fútbol y sus acrobáticas maniobras. Lamentablemente para los brasileños, Italia se cruzó en su camino en la semifinal y los dejó fuera del torneo, por lo que los cariocas debieron conformarse con disputar el tercer lugar, que ganaron gracias a una victoria sobre Suecia 4-2.


Italia llegaba nuevamente a una final de Copa del Mundo, aunque esta vez con menos sospechas de intervenciones extra deportivas que en la primera ocasión. Hungría era el rival y en un partido bastante bueno según cuentan las crónicas de la época, el equipo italiano terminó imponiéndose 4-2. Aunque el partido no estuvo exento de rumores sobre nuevas amenazas de muerte de Mussolini hacia su entrenador y sus jugadores. Además el dictador obligó al equipo a vestirse con las camisas negras, símbolo del fascismo. Pero dejando los aspectos extra futbolísticos de lado, lo cierto es que se dice que Italia ganó el torneo bien, convirtiéndose en el primer bicampeón de la historia mundialista.


Ese fue el final de la etapa inicial de la historia de los mundiales; pues al año siguiente estallaría la guerra en Europa y con un escenario de guerra esparcido por casi todo el mundo, la realización de las copas del mundo, resultaba casi imposible. Debido a esto la Copa del mundo no pudo llevarse a cabo ni en 1942 ni en 1946, privándose al planeta de esta gran fiesta durante 12 años.


El retorno de los mundiales


El segundo gol del Maracanazo
El segundo gol del Maracanazo

No fue hasta 1950, 5 años después de terminada la guerra que la FIFA consideró que las condiciones para otro Mundial estaban dadas. Como era obvio tras la Segunda Guerra mundial, prácticamente ningún país europeo estaba en posibilidades de organizar un evento de esta magnitud; por lo que Brasil se ganó fácilmente el derecho de ser sede del mundial. Para esto el gigante sudamericano destino una gran cantidad de recursos, destinados a hacer de su mundial el mejor, una prueba todavía palpable de esta intención es el estadio Maracaná, que en su momento llegó a tener capacidad para 200000 espectadores y que sigue siendo uno de los estadios más grandes e importantes del mundo.


Otro ingrediente importante que tuvo este mundial fue la presencia, por primera vez, de la selección de Inglaterra. Los ingleses habían declinado durante largo tiempo la idea de unirse a la FIFA, pero por fin para 1950 se dejaron atrapar por la fiebre mundialista. Así a pesar del retiro de última hora de algunos países importantes como Argentina y la India, que obligaron a jugar el torneo con solo 13 equipos, se puede decir que a diferencia de los mundiales previos, en el de 1950 si estuvieron presentes la gran mayoría de equipos que el aficionado quería ver.


Además el mundial de Brasil trajo dos de las más grandes sorpresas de la historia, la primera se produjo muy temprano, cuando el archi favorito equipo inglés fue eliminado por la selección de Estados Unidos y la segunda y quizás más grande sorpresa de la historia de las Copas del Mundo, vendría en el último partido. Y es que en 1950 por única vez el título del mundo no se definió en una final, sino que fue disputado en un cuadrangular al que entraron Brasil, España, Suecia y Uruguay.


No obstante, el destino quiso que el último partido lo disputasen los dos equipos que tenían chances de ganar el título, Brasil y Uruguay; aunque a los brasileños les hacía falta sólo un empate para levantar su primera copa Mundial. Con esta ventaja y ante un estadio Maracaná repleto de espectadores, todo hacía presagiar que la selección brasileña que por aquella época vestía de blanco, sería la ganadora y esta sensación se fortaleció cuando los brasileños se adelantaron en el marcador.


Pero en los minutos finales y cuando la afición brasileña ya celebraba el título, Uruguay logró darle vuelta al marcador, concretando el legendario Maracanazo, el evento deportivo más glorioso de la historia de Uruguay y del otro lado, uno de los eventos más tristemente recordados de la historia brasileña. Esta gesta heroica le dio al mundo su segundo bicampeón y contribuyó a fortalecer el interés y pasión que despiertan los mundiales.


El Milagro Alemán


El primer título de Alemania 1954
El primer título de Alemania 1954

Para 1954 la organización del mundial correspondía nuevamente a Europa y solo Suiza que había sido neutral durante la guerra, estaba en condiciones de organizar el campeonato. Fue otro mundial que contó con una gran dosis de emotividad. En el partido más esperado del torneo Hungría (con Puskas y Coxis) que en ese momento era la selección que mejor jugaba al fútbol en Europa enfrentó al combinado brasileño, en ese momento el mejor de Sudamérica, como suele suceder a veces, el partido que más fútbol prometía, terminó siendo uno de los más violentos de la historia del campeonato.


Otro resultado histórico fue el 7-5 de Austria sobre Suiza, que es hasta hoy es el partido con más goles en los mundiales. Pero sin duda la gran historia de aquel mundial, la protagonizó la selección campeona, Alemania Federal. Los teutones volvían a un mundial después de 16 años, en los que su país había sido devastado por una guerra que ellos mismos provocaron. Sin embargo el fútbol le dio a aquel equipo germano la oportunidad de sacar de la oscuridad el nombre de su país.


Y es que aunque todos coinciden en que el mejor equipo de ese torneo fue Hungría, nadie puede dejar de admirar el coraje de los alemanes, que llegaron a la final con más ímpetu que talento, cayendo incluso 8-3 frente a Hungría en la fase previa; por lo que nadie, absolutamente nadie, esperaba una victoria alemana en la final. Pero contra todo (pues tras la guerra Alemania no tenía muchos simpatizantes), el equipo teutón obtuvo un 3-2 que hasta hoy es considerado un milagro, el famoso Milagro de Berna, que muchos alemanes consideran fue el verdadero inicio de la recuperación de sus país y que marcó el comienzo de la reputación de Alemania como un rival casi invencible en los mundiales.


El comienzo del predominio brasileño


Brasil Campeón 1958
Brasil Campeón 1958

Contraviniendo la tendencia de alternar entre continentes la organización de los mundiales, en 1958 el torneo se jugó de nuevo en Europa, Suecia fue el país elegido y el campeonato fue el primero que se transmitió por televisión. No fue el mejor mundial de la historia, pero además del logro tecnológico que marcó un hito en la historia de las transmisiones deportivas, Suecia 1958, nos regaló la aparición de Pelé y la consolidación de Brasil como uno de los grandes equipos del mundo. Y es que de la mano del casi adolescente Pelé, de Baba y Zagalo, el equipo brasileño inició su primera era de oro en el fútbol.


Ya con la camiseta verde amarelha y recuperados del trauma del Maracanazo, los brasileños encararon el mundial de 1958 con la firme idea de levantar por fin la hasta entonces esquiva Copa del Mundo. Tras una aventura relativamente fácil en la primera parte del torneo, su primer reto sería frente a Gales en cuartos de final, pero cuando la situación parecía complicarse apareció Pelé, que hacía su debut en este partido, para marcar el tanto que a la postre le daría el pase a semifinales a los cariocas.


En esta instancia la Francia del gran goleador Just Fontaine (marcó 11 goles en ese mundial, el mayor número de la historia) sería el rival. Fue un buen partido, pero la superioridad de la oncena carioca terminó por imponerse, al final los brasileños vencieron con 3 goles de Pelé. En la final esperaba el anfitrión Suecia, que sorpresivamente se puso en ventaja, pero Brasil era mucho más y el 5-2 final, reflejó esa realidad. Brasil obtuvo su primer título Mundial y si Alemania había demostrado en 1954 que siempre sería candidata por su técnica y carácter, Brasil hizo lo propio en el 58 con su talento.


Esto quedó todavía más claro en Chile 1962, cuando la oncena brasileña sin Pelé en el campo en la mayor parte del torneo, se quedo con relativa facilidad con el título. Sin Pelé, Garrincha fue el encargado de cargarse en los hombros al equipo brasileño. El del 62 tampoco fue un gran mundial y fuera de Brasil, hubo poco más que resaltar, excepto quizás la pelea campal entre el equipo de Chile e Italia en cuartos de final, a causa de algunas controvertidas decisiones arbitrales que favorecieron a los locales. La final encontró a Brasil con Checoslovaquia, los sudamericanos ganaron 3-1 y se unieron a Uruguay e Italia en la lista de selecciones que habían ganado dos veces un mundial.


El único título de Inglaterra


Inglaterra recibe la Copa de la Reina
Inglaterra recibe la Copa de la Reina

En 1966 la Copa del Mundo llegó a Inglaterra y Brasil llegaba nuevamente como el gran favorito; sin embargo la excesiva cuota de violencia que tuvo este mundial, terminó por acabar con el sueño de tricampeonato de los cariocas, que vieron como Pelé era golpeado una y otra vez hasta sacarlo de competencia, ante la complacencia de los árbitros, a tal punto que tras la eliminación Pelé dijo que nunca volvería a jugar en un mundial. Otra de las decepciones del torneo fue Italia, que terminó siendo eliminada a causa de una inesperada derrota ante Korea, que había llegado a este Mundial con un equipo semi amateur.


Pero lo más rescatable del campeonato fue la aparición de Eusebio, el delantero portugués que terminó siendo el goleador del torneo y que llevó a Portugal hasta las semifinales, en donde cayeron ante el equipo local. Inglaterra consiguió así llegar por primera vez a la final de un mundial y tendría al frente a Alemania, su histórico rival. La del 66 fue sin duda una de las mejores finales de la historia. El partido fue jugado de poder a poder y tras quedar empatado en el tiempo regular (gracias al temple alemán), el partido pasó a tiempo suplementario.


Aquí llegó el gol más polémico de las Copas del Mundo, un disparo de Geoff Hurst se estrelló en el horizontal y pico sobre la línea, para la mayoría de espectadores el balón no ingresó, pero el árbitro lo dio como gol, desatando la protesta alemana. El partido continuó y Alemania estuvo a punto de marcar el empate; pero ya casi en el epílogo, Inglaterra anotó el cuarto. Los ingleses consiguieron al fin ganar el mundial y Bobby Moore recibió el trofeo Jules Rimet de las manos de la Reina Isabel II, en una escena que ha quedado como una de las postales de los mundiales.


México 70 el climax de una época


Pelé se corona con Brasil en 1970
Pelé se corona con Brasil en 1970

La violencia de los mundiales de la década de los 60s hicieron que la FIFA decidiera endurecer las sanciones a los agresores y por eso se implementó el uso de las tarjetas Amarilla y Roja, esta fue una de las razones por la que Pelé decidió dar marcha atrás y volver con la selección brasileña en el mundial de México 70. Brasil llegó a este campeonato con una de las mejores plantillas de la historia; ya que además de Pelé Brasil contaba con Jairzinho, Tostao, Rivelinho, Gerson y Carlos Alberto.


El de México 70 es considerado por muchos aficionados como el mejor mundial de la historia, no solo por la brillantez del equipo brasileño sino también por la calidad del resto de selecciones participantes, Inglaterra, Alemania, Italia y Uruguay también llevaron grandes equipos a este mundial, que tuvo choques realmente para el recuerdo. Como el Brasil- Perú de cuartos de final, para muchos el partido mejor jugado de aquel mundial, por la técnica y habilidad de ambas escuadras.


También en cuartos de final, el Alemania-Inglaterra le dio a los teutones la oportunidad de tomarse la revancha de lo sucedido en 1966 y en semifinales, otra vez Alemania fue protagonista de uno de los partidos más emotivos de todos los tiempos ante Italia; tras empatar 1-1 en los 90 minutos, en la prórroga el marcador se puso 3-3, ya casi en el final y cuando parecía que la moneda decidiría al semifinalista, Italia anotó el cuarto. Franz Beckenbauer terminó jugando este partido, varios minutos con el hombro dislocado en otra de las escenas inmortales de los mundiales.


En la otra semifinal Uruguay y Brasil se enfrentaban en lo que algunos consideraron la revancha del Maracanazo. Fue un partido duro para Brasil que a pesar de su superioridad no podía ponerse en ventaja. Pero al final la habilidad carioca se impuso y los brasileños llegaron a la final ante Italia. Tanto Brasil como Italia habían ganado ya dos veces el mundial, así que el ganador se llevaría definitivamente el trofeo Jules Rimet. Pelé puso adelante a Brasil de cabeza; pero un error defensivo de los sudamericanos le permitió a Italia llegar al medio tiempo con el 1-1. Pero la segunda mitad fue toda de Brasil que con 3 goles más se llevó la Copa Jules Rimet definitivamente.


El fútbol total y la Naranja Mecánica


Cruyff y Beckenbauer en la final de 1974
Cruyff y Beckenbauer en la final de 1974

En el mundial del 70 se acabó la brillante generación que hizo de Brasil el mejor equipo de mundo y una era en el fútbol; que de ahí en más comenzó a privilegiar la táctica, el juego colectivo y la potencia física por sobre la habilidad y el talento individual. Y esto fue notorio en el mundial de 1974 en Alemania, y el equipo abanderado de este cambio fue Holanda, inventor del fútbol total, teniendo a Johan Cruyff como su figura más emblemática.


Partido a partido la maquinaria holandesa fue pasando por encima a cuanto rival tenía en frente, ni siquiera Brasil pudo contra la “Naranja Mecánica”. Del otro lado tras un comienzo malo con derrota frente a Alemania Democrática, Alemania Federal poco a poco fue ganando en confianza y avanzando hasta la final. Como en 1954, Alemania llegaba a la final sin ser la favorita y como en aquella ocasión, el temple y oficio de los teutones terminó imponiéndose sobre la técnica holandesa. Aunque, Holanda se puso en ventaja apenas comenzado el partido, Paul Breitner y Gerd Müller , le dieron vuelta al marcador, dándole a Alemania su Primera Copa FIFA (el nuevo nombre del Trofeo) y su segundo título mundial.


En 1978, en medio de una cruel dictadura, Argentina recibió la sede del torneo y nuevamente la política estuvo íntimamente ligada al deporte, a tal punto que varios países amenazaron con no participar en el mundial; pero al final esto no sucedió y solo Johan Cruyff decidió renunciar a su selección por principios. La ausencia de la mayor figura del mundo en ese momento le quitó algo de brillo al mundial, pero para 1978 la Copa del Mundo ya era toda una institución y prácticamente nada la podía opacar demasiado.


Como en el 74, nuevamente Holanda y la selección anfitriona llegaron a la final, aunque la sospecha estuvo como en los días de Mussolini del lado de la dictadura Argentina; y es que previa a la final se jugaron dos grupos de 4, Holanda ganó el suyo con facilidad; pero Argentina llegó a su último partido frente a Perú en igualdad de puntos con Brasil, los dueños de casa necesitaban 4 goles de diferencia ante los peruanos para llegar a la final y consiguieron 6, el resultado despertó grandes sospechas en su momento. Pero lo cierto es que los locales llegaron a la final y enfrentaron ahí a un gran equipo, y lo derrotaron. Tras un empate 1-1 en tiempo reglamentario, Kempes rompió la igualdad en el suplementario, con Holanda lanzada al ataque los argentinos consiguieron el 3-1 que les dio su primer Mundial.


El tercero de Italia y la era de Maradona


Maradona alza la Copa en 1986
Maradona alza la Copa en 1986

En 1982 el mundial llegó a España y por primera vez la fase final contaba con 24 equipos, para permitir que un mayor número de representantes de Norte América, África y Asia pudiesen participar. Sin embargo; más allá de la experiencia fue poco lo que estos nuevos equipos ganaron. Fueron los candidatos de siempre los que llegaron a las instancias finales, en un mundial que según los entendidos compite cerradamente con el del 70, por el título del mejor de la historia.


La segunda fase del torneo disputada en grupos de 3 dejó partidos memorables, sobre todo en el grupo que reunió a Brasil, Argentina e Italia. El 3-1 de Italia sobre Brasil es considerado uno de los mejores partidos de la historia del fútbol. Además la semifinal entre la Alemania de Rumennigger y la Francia de Platini; que fue el primer partido decidido por la vía de los penales en un mundial ( luego de haber acabado 3-3 en tiempo suplementario), es también un clásico de la historia de este deporte. Lamentablemente la final no fue tan buena y una Alemania demasiado desgastada por la semifinal, terminó cayendo 3-1 ante Italia, que tuvo a Rossi como su mayor figura en aquel torneo.


En 1986 Colombia declinó la posibilidad de organizar el torneo y la tarea fue tomada por México, que tenía bien conservada la infraestructura del 70. México parece ser un lugar ideal para el lucimiento de los genios; pues si Pelé había sido la indiscutida estrella del 70, Maradona lo fue en el 86. Aunque hay que decir que también Brasil y Francia presentaron grandes equipos, justamente el partido de cuartos de final entre estos dos seleccionados fue el más interesante del mundial. Brasil con Zico a la cabeza se puso adelante pero Francia igualó. El partido se definió en penales, Platini y Sócrates fallaron, pero al final fueron los galos los que siguieron adelante.


Pero quizás el partido más representativo de México 86 haya sido el Argentina-Inglaterra de cuartos de final, en que dos goles de Maradona le dieron la clasificación a los argentinos, el primero hecho con la mano (la famosa mano de Dios) y el segundo, considerado el más hermoso gol de la historia de los mundiales. En semifinales, Argentina se deshizo fácilmente de Bélgica y Alemania volvió a mostrar su paternidad sobre Francia. En la final los argentinos se pusieron adelante 2-0, pero Alemania fiel a su tradición empató. El partido estaba cantado para la prórroga pero un gran pase de Maradona dejó solo a Burruchaga quien puso el 3-2 dándole su segundo mundial a Argentina.


Un torneo mezquino y el retorno de Brasil a la gloria


Brasil Tetracampeón 1994
Brasil Tetracampeón 1994

Si 1970 había marcado el clímax del fútbol ofensivo, en 1990, se llegó al clímax de la mezquindad. En Italia 90 se jugó el que muchos consideran el peor mundial de la historia. El promedio de gol por partido estuvo por debajo de 1 y la mayoría de partidos a partir de los octavos de final se definieron en ronda de penales., incluyendo las dos semifinales. Fue tal el culto por la especulación y la defensa, que la figura más espectacular del mundial terminó siendo el arquero argentino Sergio Goycochea, un especialista en el arte de atajar penales.


Probablemente el partido más interesante haya sido el 1-0 de Argentina sobre Brasil en octavos de final. Pues aunque el trámite del encuentro no se salió del molde, fue una genialidad de Maradona y una buena definición de Caniggia, la que le permitió a Argentina eliminar a Brasil, a pesar de que el equipo carioca había sido absolutamente superior. En semifinales por penales Argentina dejó en el camino al local Italia y Alemania hizo lo propio con Inglaterra. En la final (acaso la más pobre de la historia), un gol de penal de Brehme le dio su tercer mundial a los alemanes.


En 1994 a pesar de las protestas de mucha de la gente vinculada al fútbol, el mundial se trasladó a Estados Unidos, un país en el que este deporte no tenía mayor arraigo y en el que ni siquiera existía una liga profesional. Por lo que muchos auguraron un fracaso de taquilla; pero esto no sucedió y por el contrario el Mundial de Estados Unidos fue el que más gente congregó en los estadios hasta la fecha, alcanzando los 3.6 millones de asistentes en el acumulado de todos los partidos.


Después de lo mezquino que había resultado el mundial del 90, la FIFA buscó acabar con la excesiva especulación de los equipos y para esto decidió implementar el sistema de 3 puntos por victoria en lugar de 2. El mundial no llegó a ser brillante pero si se ofreció un mejor espectáculo que en Italia. La dupla Romario Bebeto, fue lo mejor del torneo y la clave para que Brasil ganara su cuarto mundial y su primera Copa FIFA. Probablemente el mejor partido del campeonato haya sido el 3-2 con que Brasil derrotó a Holanda en cuartos de final aunque el encuentro entre Italia y España por esta misma instancia también fue interesante. La final la diputaron Brasil e Italia y fue la primera vez que el Mundial se definió por ronda de penales. Baggio falló el último penal por Italia y Brasil obtuvo el tetra campeonato.


Francia alcanza el cielo


El Campeonato de Francia 1998
El Campeonato de Francia 1998

En el 98 Francia, fue por segunda vez sede del torneo tras 60 años y su selección se preparó como pocas veces para ganarlo. Además este fue el primer mundial que se jugó con 32 equipos, permitiendo el ingreso de una mayor cantidad de selecciones de Asia y África, que para entonces ya no eran convidados de piedra como en otros torneos, sobre todo los africanos, se habían convertido ya en grandes animadores de los mundiales (a partir del 90) . El de Francia probablemente haya sido el mejor mundial desde 1982, pues aunque no llegó a tener la brillantez de aquel torneo, si se vieron varios partidos dignos de recordarse.


Entre ellos destaca el Francia-Paraguay (1-0 con gol de oro) de octavos de final, el Francia-Italia (definido en penales) en cuartos de final, el Brasil-Dinamarca (3-2) de la misma instancia y el Brasil-Holanda de semifinales (definido por penales), quizás el mejor partido del torneo, por lo parejo del mismo y el ritmo que le impusieron ambas escuadras. Incluso la propia final fue un buen espectáculo, ciertamente decepcionó el poco nivel que mostró Brasil; pero lo de Francia y sobre todo lo de Zinedine Zidane (quien se convirtió en la figura del campeonato) fue sin duda para el aplauso, los locales terminaron ganando 3-0 y consiguiendo su primera Copa del Mundo.


Brasil vuelve a la cima en el primer mundial de Asia


Brasil Pentacampeón 2002
Brasil Pentacampeón 2002

En el 2002, la gran novedad fue el hecho de que por primera vez eran dos los países que organizaban el torneo. Japón y Korea fueron los anfitriones de la primera Copa del Mundo realizada en Asia, que además fue la primera realizada fuera de América y Europa. Si algo caracterizó a este mundial fue lo espectacular de la infraestructura de los estadios, se usó tecnología de punta y la organización fue un verdadero éxito.


En la parte deportiva sin embargo, no fue lo que ese esperaba, por el contrario se puede decir que fue el mundial de las sorpresas. Y es que los equipos que llegaban como los grandes favoritos fueron siendo eliminados muy temprano y por equipos inferiores, al menos en el papel. Fue el caso de Argentina y Francia, que llegaban como los grandes candidatos y que terminaron diciéndole adiós al torneo en la fase de grupos, al igual que Portugal otra selección que llegaba con el rótulo de favorita.


En octavos de final fue el turno de Italia de abandonar la competencia, a causa de su derrota con gol de oro ante la sorprendente Korea del Sur, que también sacó del camino a España en cuartos de final, en un partido con varios errores arbítrales. Por su parte Turquía también sorprendió llegando hasta semifinales, aunque su camino con Japón y Senegal como obstáculos, fue bastante menos espectacular. Pero hasta en este atípico mundial (por los resultados), la historia y el peso de la camiseta terminaron imponiéndose. Brasil y Alemania que entre los grandes, habían sido las dos selecciones que llegaban con menos chances, terminaron deshaciéndose de Turquía y Japón respectivamente y llegando a la final.


El choque tuvo como ingrediente adicional, el hecho de que era la primera vez en la historia de los mundiales que estas dos selecciones, acaso las más temidas del mundo se enfrentaban. Y quizás el destino quiso que no fuera ni en Europa ni en América sino en territorio neutral. El partido fue más parejo de lo esperado; pero al final fue Brasil con dos goles Ronaldo el equipo que obtuvo la victoria. Los cariocas y sobre todo Ronaldo (quien anotó 8 goles en este mundial) se tomaron la revancha de lo sucedido 4 años atrás y dejaron de nuevo en claro que si de Copas del Mundo se trata, Brasil es siempre un firme candidato.


Del campeonato de Italia a lo que se viene en Sudáfrica


Italia en lo más alto en 2006
Italia en lo más alto en 2006

El del 2006, fue el último mundial jugado hasta la fecha y se jugó en Alemania. Brasil que tenía en el equipo a Ronaldinho, Ronaldo, Kaká y Adriano llegaba como el gran favorito. Pero la oncena carioca nunca terminó de cuajarse en el torneo y tras pasar la primera fase sin contratiempos, pero también sin convencer, eliminó a Ghana en octavos de final ganando 3-0 con un gol de Ronaldo que lo convirtió en el máximo anotador de las copas del mundo con 15 goles. Pero en cuartos de final Brasil se topó con Francia que venía de eliminar a España. Francia no había hecho un gran mundial hasta ahí; pero en la cancha renacieron los fantasmas de la final de 1998 y Francia con gol de Henry terminó imponiéndose.


De otro lado Italia que había llegado al mundial en medio de un escándalo de corrupción en su liga local, se encontró en el mundial con un fixture favorable que superada la primera fase lo enfrentó a Australia y Ucrania, dos rivales sin el peso suficiente para sacar del camino a la azzurra. Fue recién en semifinales que los italianos encontraron a un rival importante, la selección local. Alemania venía de eliminar a Suecia y Argentina y aunque no era brillante, el hecho de ser locales les daba a los alemanes un plus. Fue un buen partido, que tuvo que definirse en tiempos suplementarios, cuando un gol de Grosso abrió el marcador, con Alemania lanzada al ataque Italia puso el segundo de contragolpe y acabó con los sueños de campeonato de la selección local.


En la otra semifinal a Francia le bastó un gol para deshacerse de Portugal. Ya en la final Un gol de penal de Zidane puso adelante a Francia, pero Italia empató con un gol de cabeza de Materazzi. El marcador ya no se movería más, y los autores del gol serían protagonistas de la que al final sería la escena del torneo, cuando Zidane le aplicó un cabezazo en el pecho a Materazzi, supuestamente respondiendo a una agresión verbal del italiano. El francés fue expulsado y en penales el error de Trezeguet le dio a Italia su cuarta Copa del Mundo.


En el 2010 el Mundial llegará por primera vez al continente africano y Sudáfrica será el país anfitrión; 80 años después de la primera Copa del Mundo, Sudáfrica será el escenario del décimo noveno mundial de la historia. Europa y América llegan igualados con 9 mundiales por lado (Brasil 5, Argentina 2, Uruguay 2; Italia 4, Alemania 3, Inglaterra 1, Francia 1) por lo que este mundial podría poner de nuevo en ventaja a uno de estos continentes, claro siempre y cuando los asiáticos y sobre todo lo africanos no cambien la historia. Los favoritos son los de siempre y la pasión sigue siendo la misma que hace 80 años.



9.6

Mundial 2010:

Noticias

Historia

Fans

Comentarios


Fans del campeonato:

raymanxxi fgarcia111 gabyz224 Vane Harry Elayne danny julieta Katherine Vivian

Fans de Mundial 2010 » 

Valoraciones:

Elayne5
danny5
Mariella5
Vane5
Harry5
miguel94

Valoraciones de Mundial 2010 » 








© 2008 - 2018 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook