INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:



El adiós del Barcelona a la Champions




El mejor equipo del mundo se quedó fuera de la Champions; el Barcelona de Guardiola de Messi, Xavi, Alves e Ibrahimovich, no pudo remontar el 3-1 de la ida y presa de la ahogante presión ejercida por el Inter y de sus propias lagunas, debió despedirse de su sueño de ganar por segunda vez consecutiva la Champions en la cancha del eterno rival, hecho que fue celebrado en Madrid casi con tanta euforia como en Milán.







La verdad es que no fue un gran partido en lo futbolístico; quizá si en lo emotivo, pero solo hacia el final. Mourinho mandó a su equipo a la cancha del Camp Nou con el casi único objetivo de mantener el cero en el propio arco y producto de ello, si se repasa el resumen del encentro, no encontraremos prácticamente ninguna intervención del portero Valdéz. Pero si el Inter fue casi una nulidad en ataque, también hay que decir que fue muy eficiente en defensa.


Por su parte el Barcelona intentó llegar al arco de Julio César usando el mismo estilo que nos ha maravillado en los últimos dos años. Los cúles consiguieron mantener el estilo; pero no lograron jugara en un gran nivel; en parte por las virtudes en defensa del conjunto italiano, pero creo que sobre todo porque la figuras azul granas no estuvieron en un gran momento. Messi ha bajado un poco su rendimiento en las últimas semanas y eso contribuyó a que casi siempre fuera fácilmente absorbido por la férrea marca neroazzurra.


Xavi estuvo involucrado en una historia similar a la del crack argentino y sin Iniesta para aportarle su toque de desequilibrio al encuentro, todo se hizo más difícil para los cúles, que nunca encontraron en Ibrahimovich el toque de explosión y sorpresa que hubiese sido necesario para vulnerar con mayor frecuencia y eficacia el sólido planteamiento que propuso ayer Mourinho.


La expulsión de Motta por una supuesta falta, bien fingida por Busquets, al promediar el primer tiempo; le permitió al Barça tomar control absoluto del partido, pero la inferioridad numérica del Inter lejos de beneficiar a los azul granas, termino perjudicándolos, pues el equipo italiano se aplicó todavía más en su idea de abandonar el ataque buscando solidez en la retaguardia.


Solo hacia el final del encuentro, una inesperada incursión de Piquet en el área del Inter (para mi gusto en posición adelantada), le permitió al Camp Nou volver a creer que el sueño todavía era posible, pero esa sensación se desvaneció cuado el árbitro le anuló el que hubiera sido el segundo a Bojan, por una mano de Touré, creo que ahí ambos equipos se dieron cuenta de que el resultado ya era inamovible, y los instantes finales, fueron una sucesión de ataques sin mucha convicción y rechazos groseros ejecutados sin ninguna vergüenza. Se podrá decir que el Inter no jugó a nada y que su juego es horrible, pero funcionó y así a nadie le guste la mezquindad del estilo italiano, lo cierto es que, cada quien juega a lo que más le conviene, y si el estilo del Inter fue eficaz para sacar de carrera al mejor equipo del mundo, creo que criticarlo y tratar de hacerlo menos, sería un acto todavía más mezquino.


El pitazo final dio rienda suelta a la alegría del plantel del Inter, que tras varias décadas al fin puede decir presente en una final de Champions. Y entre ellos el más eufórico era Mourinho, un técnico que puede resultar muy antipático, pero que sin duda sabe lo que hace, tanto fuera como dentro de los terrenos de juego. Y en ese contexto, el Barça adoleció de un poco de clase, primero del lado de Valdéz que no tenía porque hostigar la quizás exagerada, pero merecida celebración de Mourinho, y luego de parte de quienes ordenaron abrir los aspersores para intentar evitar que las celebraciones del Inter se extiendan. No obstante, más allá de estos hechos, que son más para la anécdota, lo cierto es que el Inter es un justo finalista y que el partido del 22 de mayo en el Barnabeú será definitivamente una final de pronóstico reservado.


Publicado en Liga de Campeones
29 de Abril, 2010 (17:06H)
barcelona | inter | champions


Comentarios:

No se han encontrado comentarios sobre esta noticia






Noticia:









© 2008 - 2018 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook