INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:



El Madrid termina como campeón de invierno




Después de la lamentable derrota ante el Barcelona, los merengues dieron vuelta a la página y salieron con todo frente al Athletic, quien fue víctima de su rabia. El retorno a la Liga sirvió de paliativo al mal sabor de la Copa, pues en esta ocasión la goleada que los blancos le encajaron a los de Bielsa revivió su ánimo y el de la afición, que venía exigiendo un buen resultado, tras la derrota en el Bernabéu y más aún con el precedente de la goleada de los culés al Málaga, con lo cual se tenía en la mira al planteamiento de Mou, cuya única consigna debía ser la victoria, y de hecho así sucedió, aunque ello no inmutó al técnico que muy cauto se mantuvo tranquilo en el banco de suplentes a lo largo del encuentro, mientras sus dirigidos hacían lo indicado en el terreno de juego.



El encuentro ante el Bilbao era más que importante, no sólo por el resultado negativo de la Copa, sino por los recientes comentarios sobre una serie de desavenencias en los camerinos madridistas que preocuparon a más de uno, a pesar de los comentarios de los jugadores que se cansaron de negar tales rumores. La tensión estaba a mil, pero ello no afectó en lo más mínimo a los de Mou que saltaron a la cancha dispuestos a callar las pifias y los comentarios en base a un buen juego y una goleada soberbia, aunque era claro que Bielsa no iba dispuesto a ceder terreno ni regalar el encuentro.


La nueva estrategia del lusitano, distó mucho de la propuesta de Copa, pues el equipo se plantó sin volante de contención, pero con Xabi Alonso, Özil, Kaká y Granero, una planteamiento por demás audaz si consideramos que el alemán y el brasileño nunca estuvieron juntos en la cancha, al menos en juegos oficiales, sin dejar de lado la incursión de Granero, un inusual titular, aunque predecible si se toma en cuenta la baja de Khedira y la ausencia de Lass Diarra. Como para disipar la tensión en Pepe, más aún después del terrible clásico del que fue protagonista, lo excluyó del once titular, aunque muchos creen que se debe a una lesión, lo cual no ha sido confirmado ni descartado.



Raphael Varane fue la opción que barajó Mou para contrarrestar un letal ataque de Llorente, en un primer momento más de uno dudó de las habilidades del francés que fue fácil presa del juego oponente, sin embargo ello no lo amilanó y por el contrario le sirvió para mejorar y mostrarse como una pieza muy útil en la cancha. Por su parte, el Athletic llegaba a terreno blanco con el balón en los pies y con variadas alternativas de gol, fue una de estas tácticas las que les dio el adelanto en el marcador tras una entrada de Javi Martínez por la banda derecha, que luego concretó un pase al área chica directo a Llorente, quien encontró a un Casillas desencajado que no pudo evitar el primero de la noche.


Poco tiempo después, Muniaín fue en busca del segundo, pero Casillas lo impidió y el Madrid comenzó a tomar las riendas del juego, como primera respuesta llegaron tres tiros directos de Granero que no generaron mayores problemas, después un remate muy elevado de Benzema y a los 25 minutos, Marcelo coronó una maravillosa jugada colectiva que realizó en compañía de Özil y Benzema para marcar la igualdad en el marcador, pero el inicio de la que sería una noche enteramente blanca. Con este empate parcial, ambas escuadras se fueron al descanso sin presagiar el resultado final.



Al retorno al terreno de juego, el Madrid iniciaba la fase complementaria con un peligroso ataque que fue detenido por Iturraspe cuando se colgó del pantalón a Kaká dentro del área chica, por lo que se cobró el primer penal a favor de los blancos, el cual fue transformado por Ronaldo sin mayores inconvenientes. La ansiedad era cada vez mayor en el Bilbao que optó por adelantar líneas y presionar en cancha rival a sabiendas del peligro que podría generar un contraataque del Madrid.


No bien, Bielsa colocó a Toquero y Gómez como puntas, la respuesta blanca llegó de una jugada combinada entre Ozil y Benzema, que si bien terminó el gol, fue sancionada con un penal ocasionado por De Marcos, quien además sería expulsado, y daría chance al segundo cobro de Ronaldo. Con tres goles encima, el Bilbao decayó y el Madrid se mostraba más sediento de goles, es así que José Callejón redondeó la cuenta al definir un pase de Higuaín, lo que sirvió no sólo para alentar a sus compañeros, sino también para acallar los abucheos que le llegaban a Mourinho.



Con este resultado, el Madrid es el campeón de invierno, habiendo logrado 49 puntos en 16 triunfos, un empate y dos derrotas, a manos del Levante y del Barcelona, además de tener un récord de 67 goles que de seguir así se traería abajo los 107 goles de temporada que consiguió el técnico Toshack en su momento, y que hasta ahora cuenta como la mejor marca de Liga.


Publicado en Liga Española
23 de Enero, 2012 (18:25H)
Real Madrid | Athletic de Bilbao | Liga Española


Comentarios:

No se han encontrado comentarios sobre esta noticia






Noticia:









© 2008 - 2017 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook