INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:



Ya son siete los puntos sobre el Barça




Tras el empate de eliminación en el Camp Nou, el Madrid salió una vez más dispuesto a demostrar que este tropiezo no le baja el ánimo y es que por el contrario fue una gran inspiración para conseguir una nueva victoria, que aunada a la derrota del clásico rival, los sitúa el lo más alto de la tabla y con una diferencia de siete valiosos puntos que podrían significar la Liga, aunque ello no termina de convencer a Mou, quien ha decidió plantear un cuadro diferente, en donde Granero y Özil fueron la gran revelación, el primero tomando la dirección del mediocampo, mientras el segundo formaba la estrategia del contragolpe junto a Kaká, dando cuenta de su gran nivel y demostrando que la camiseta heredada por Figo si puede tener un buen representante.



En este encuentro ante Zaragoza, el entrenador merengue probó un equipo con mucho más toque, en donde Granero marcó la pauta de la ofensiva, el cambio de un centrocampista defensivo por un volante, como Esteban, es algo más que un simple cambio ya que al parecer el lusitano pretende un completo dominio de los partidos que aunándolos al habitual fútbol vertical del entrenador y con la presencia de dos mentes brillantes como Özil y Kaká, muestran a un Real Madrid mucho más letal y con más opciones de desmarque y llegada.


La eliminación en el Camp Nou es una cuenta aun pendiente, pero al parecer no la prioritaria en el esquema de Mou que analizando las bajas y los reconocimientos aún faltantes planteó un esquema diferente, con Altintop y Carvalho, debido a la ausencia de Ramos, además de utilizar a Granero y Xabi como los dirigentes de la zona media y poner a Özily Kaká como conductores del ataque. Sin embargo, los primeros minutos de este planteamiento fueron muy flojos para los merengues ya que mostraban un gran letargo que les fue sancionado con un gol en contra a penas en el minuto 11 de iniciado el encuentro gracias a un sorprendente despliegue de Aranda, quien descolocó a Carvalho y Marcelo para luego servir un perfecto pase a Lafita, quien no perdonó y envió el esférico directo al fondo de la valla de Casillas.



En vez de hundir a los merengues, este tanto significó un nuevo impulso para luchar por una victoria que les permita mantener la distancia de los culés. A falta de un agotado Xabi Alonso, que ya se ha jugado todo con el equipo, Granero fue la opción muy bien planteada por Mou, pues el Pirata tomó la batuta del mediocampo y mostró un impecable trabajo defensivo que no nos hizo extrañar mucho a Lass o Khedira, pero en cambio dio gran solidez a la construcción de cada ataque blanco.


Cristiano, víctima d la ansiedad, buscaba explicaciones a dos faltas que no encontraron respuesta en el colegiado, mientras Benzema estremecía la portería rival con un cabezazo no tan bien dirigido, por su parte el alemán Özil comenzaba a inquietar a la defensa oponente, hasta que Kaká se encargó de igualar el marcador tras hacerse de un balón peinado, cortesía de Carvalho, que lo dejó justo al frente del arco rival, en el punto de penal, logrando así el empate en el minuto 32 del partido.



A pesar de la recuperación del marcador, el Madrid tenía serias falencias defensivas que en alguno que otro momento pudo aprovechar el Zaragoza, sobre todo cuando Obradovic cerró el primer acto con una subida que no tapó Altintop y que Aranda no supo definir adecuadamente. Con este parcial resultado ambas escuadras se retiraron a los camerinos para replantear su actuación y conseguir la victoria, una para alejarse del último lugar de la tabla y otro para consagrarse como el mejor de la misma.


A su retorno al terreno de juego, el Madrid ya era otro, no necesito modificaciones, sólo algo de empeño y actitud que les permitiera superar fácilmente su trance, es así que a los 11 de la fase complementaria Granero hizo un pase a Özil, quien desplegó toda su magia y centró perfectamente para Cristiano Ronaldo, que daba la vuelta al marcador desde una posición bastante dudosa.



El corolario de goles llegó, como no podía ser de otra manera de las botas de Özil, quien coronó una magnífica jugada de equipo que le daba el 3 a 1 definitivo a los merengues, al final del encuentro Mou fue vitoreado y Alonso pudo descansar algunos minutos, mientras Marcelo se retiraba lesionado. Tras la victoria Mou prefirió mostrarse muy cauto y aseguró que los siete puntos de diferencia, debido al empate del Barcelona, no son una garantía de nada.


Publicado en Liga Española
30 de Enero, 2012 (16:42H)
Real Madrid | FC Barcelona | Liga Española


Comentarios:

No se han encontrado comentarios sobre esta noticia






Noticia:









© 2008 - 2017 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook