INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:



Nueva Zelanda logra un empate con sabor a triunfo frente a Eslovaquia





Nadie podrá decir que éste era el encuentro más esperado de la jornada, pues hoy también juegan Costa de Marfil-Portugal y Brasil-Corea del Norte, pero en el partido librado en el Royal Bafokeng Stadium, arbitrado por Jerome Damon, hemos tenido oportunidad de ver el primer gol en último minuto en lo que va de Mundial. Los neozelandeses pintaban como el cuadro más débil del grupo F, pero han demostrado mucho pundonor al conseguir encajarle un gol en el minuto 93 a la selección de Eslovaquia (que debuta en el torneo, ya que antes formaba parte de la extinta Checoslovaquia).


Los entrenadores de ambos equipos han sido figuras en sus respectivos cuadros: Ricki Herbert con Nueva Zelanda (en España 82) y Vladimir Weiis (Italia 90), así que ya contaban con experiencia en la máxima fiesta del fútbol.



Desde el arranque el juego fue ordenado, con muchos toques y paciencia en ambos cuadros. Eslovaquia se concentraba en transitar el balón para generarse espacios, pero los ‘All Whites’ no les hacían fácil la tarea, y manejaban bien el juego aéreo. Los oceánicos controlaban bien al rival, pero Vladimir Weiss (hijo del DT eslovaco) hizo una buena combinación con Smelt que casi trae el primer gol del partido, en el minuto 28.


En el comienzo del segundo tiempo las cosas marchaban similares, hasta que a los 5 minutos una acción aislada de Eslovaquia cambió todo. Robert Vittek conectó un buen cabezazo y venció al guardameta Paston, aunque en una polémica posición adelantada.



La reacción de los “Kiwis” fue plegarse hacia un juego muy defensivo, pero cuando finalmente intentaban tímidamente irse al ataque, estuvieron cerca de recibir el segundo en el 68’, de no ser por el gran corte de Cech (no confundir con el portero del Chelsea). A falta de apenas 3 minutos, el goleador neozelandés Smeltz tuvo una magnífica oportunidad de marcar, pero mandó el balón al cielo, tras un mal remate de cabeza. Sin duda un chance dorado que fue desperdiciado.



Pero el fútbol les dio otra oportunidad a los ‘All Whites’. Con el silbato a punto de sonar, un centro del propio Smeltz fue alcanzado por Reid para convertir el tercer gol en la historia mundialista de Nueva Zelanda, que supuso el empate del cotejo. Los del continente oceánico se volvieron locos al celebrar el agónico gol, y los eslovacos deseaban que se los tragase la tierra.


Pero el empate fue justo, ya que el empeño mostrado por los dirigidos de Herbert fue digno de un equipo de envergadura. Una actitud que algunas “potencias” futbolísticas no han tenido, y no estaría mal que copien.




Comentarios:

No se han encontrado comentarios sobre esta noticia






Noticia:









© 2008 - 2018 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook