INICIAR SESIÓN
Email: Contraseña:
Recordar contraseña
FORMULARIO DE REGISTRO
* Nick: * Email:
* Contraseña: * Año nacimiento:
* País: * Provincia:
Código de verificación:
Código antispam
Escuchar código Cambiar código
 
* ¿Cuál es el código?
He leído y acepto las Condiciones legales
BUSCADOR
Deporte Tipo de contenido:
Texto:



La 'Naranja Mecánica' deja fuera al pentacampeón





En un partido vibrante de principio a fin, tal como se esperaba por la jerarquía de los equipos participantes, hemos podido ser testigos de una nueva sorpresa en este mundial de Sudáfrica 2010. Holanda ha superado por 2-1 al favorito Brasil, que hoy no ha sido capaz de alcanzar las semifinales, echando por tierra sus aspiraciones a ganar el campeonato una vez más.


La “Naranja Mecánica” ha tenido que esperar 36 años y ocho mundiales para derrotar al “scratch”, con la importantísima remontada que redundó en victoria; hoy en estadio Nelson Mandela Bay en Port Elizabeth. Los protagonistas han sido Sneijder y Robben del lado holandés, y Felipe Melo en tienda brasileña, muy a su pesar, pues marcó en propia meta y además fue expulsado a los 77 minutos por un estúpido pisotón a Robben.



No fue un partido de excepcional fútbol o técnica, pero ambos equipos salieron muy decididos al terreno de juego. Holanda planteó desde el arranque un juego provocador, con constantes faltas, mientras que el conjunto carioca ensayó un estilo algo premeditado, muy lejos del ‘jogo bonito’ que ahora se ve tan lejano. Por eso mismo, Dunga ya debe ir preparándose para la avalancha de críticas que lo recibirán al regresar a Brasil, que nunca terminó de aceptar su esquema netamente defensivo.



El comienzo de la primera parte daba a entender que el resultado sería otro, pues los sudamericanos mostraron de loq eu son capaces con un mínimo de espacio en el minuto 8, cuando Dani Alves dio una asistencia para que marque Robinho, si bien la acción fue anulada por fuera de juego. Pero los pentacampeones se encontraron con el gol apenas a los 10 minutos de juego. Robinho definió magníficamente, tras un gran pase de Felipe Melo (para hacer más colorido su “protagonismo”). Dirk Kuyt tuvo el chance de empatar apenas un minuto después, pero su remate fue desviado al córner por el arquero Julio César.


Desde ese momento, el partido fue una sucesión de duras fricciones entre ambas selecciones, evidenciando que la situación no fue bien controlada árbitro japonés Yuichi Nishimura, que solamente sacó dos cartulinas amarillas en el primer tiempo: a Heitinga y Michel Bastos, a pesar de que hubieron numerosas faltas, especialmente cometidas por los holandeses. La 'canarinha' generaba mucho peligro en cada llegada, a pesar de que Holanda tenía una mayor posesión del balón.



Pero, basados en la seguridad defensiva, los hombres de Dunga generaban contragolpes y creaban pánico en cada llegada al área rival, sin la espectacularidad de antes, pero con coherencia; sin mencionar las brillantes individualidades. Pero Brasil no pudo ampliar la ventaja, lo que a la larga les costó muy caro. Kaká, Maicon y Luis Fabiano asomaron con algunas oportunidades, pero las vallas de Stekelenburg no se moverían más.



La segunda mitad del cotejo, primero de los cuartos de final, empezó con una tónica similar, con una Holanda dueña del esférico pero sin mucha claridad ofensiva. Pero el elenco verdeamarelho se mostró más confiado de lo aceptable, pues el gol del empate llegó en el momento menos pensado. En el minuto 54, un centro de Sneijder desde derecha, aparentemente sin mayor amenaza, fue el inicio de la angustia brasileña. Julio César y Felipe Melo se chocaron en el aire, buscando detener el balón, el mismo que sería ligeramente rozado por Melo para acabar en el fondo del arco.



Con el empate, los “Tulipanes” se animaron, y el desequilibrante Arjen Robben empezó a resaltar bastante más. Brasil se dejó invadir por los nervios, recurriendo a un juego más brusco que evidenciaba el aturdimiento. Y fue aún peor trece minutos después. El zurdo Robben (actual jugador del Bayern de Múnich) en el minuto 68 mandó un córner, que al llegar a área brasileña fue acertada por un cabezazo del inspirado centrocampista del Inter Wesley Sneijder, que establecería el 2-1 final y una grandiosa remontada para los dirigidos por Van Marwijk.



Para mayor desgracia carioca, Felipe Melo, en una acción ilógica y vergonzosa, propinó un pisotón a Robben, acarreando una expulsión que dejaba a su equipo en inferioridad numérica. Dunga, buscando desesperadamente un milagroso empate, sacó a Luis Fabiano e hizo entrar a Nilmar, y el “scratch” se entregó totalmente al ataque. Con un Robinho agotado, fue Kaká quien comandó las embestidas, pero ninguna de ellas con suerte. Pero también Holanda contó con varias oportunidades, algunas muy claras, y no fue suficientemente letal para sentenciar un marcador más abultado.


El pitazo final del réferi marcó el término de un gran partido, una verdadera final adelantada en la que “la naranja mecánica” salió airosa, vengando su eliminación a manos brasileñas –también en octavos de final- en los Mundiales de Francia 98’ y Estado Unidos 94’.





Comentarios:

Katherine   7/2/2010 - 21:27
no no no noooooo no lo puedo creer! es demasiado!! como pudo perder Brasil, si estaba jugando tan bien, ese chinito no abria bien sus ojitos, una pena por el pentacampeón, seremos Brasil 2014!




Noticia:









© 2008 - 2018 Infodeportes
También puedes seguirnos en Twitter y Facebook